Número de Tema 053: Incrementos de Renta Acumulados.

A un arrendador se le permite imponer un incremento de renta permitido cada año. La cantidad del incremento anual permitido es fijada por La Junta del Control de Rentas y cambia el 1 de marzo de cada año. Cuando un arrendador impone el incremento anual permitido, la fecha efectiva del incremento para el inquilino, es conocida como "el aniversario " del inquilino. Si el arrendador no impone el incremento permitido cada año en la fecha del aniversario del inquilino, el arrendador puede “acumular” el incremento no impuesto luego imponerlo en alguna otra fecha más tarde, a condición de que el arrendador obedezca los reglamentos de acumulación. Simplemente enunciado, los reglamentos de acumulación proveen que un incremento anual omitido sea "acumulado" cuando han pasado por lo menos 24 meses completos desde que el último incremento fue impuesto.

Cuando solamente una porción del incremento anual permitido ha sido impuesta en la fecha del aniversario del inquilino, la porción restante es acumulada y podría imponerse después de que hayan transcurrido 12 meses completos, o en cualquier subsiguiente fecha de aniversario. No existe ningún requisito que la cantidad completa del incremento de renta acumulada deba ser impuesta en su totalidad durante una vez.

Las disposiciones de la ley de arrendamiento para acumulación, tomaron efecto en abril de 1982. Un arrendador no puede acumular incrementos que no fueron impuestos antes de esa fecha. Sin embargo, no existe ningún límite a la cantidad de incrementos de renta que se pueden acumular desde el primero de abril de 1982, ni tampoco existe un límite de tiempo para imponer estas cantidades acumuladas. Nuevos arrendadores pueden imponer incrementos acumulados que fueron acumulados por los dueños anteriores, pero incrementos acumulados de un inquilino anterior, no pueden ser impuestos a un inquilino nuevo. En otras palabras, una vez que termina el inquilinato, todas las acumulaciones expiran.

Los incrementos de renta acumulados no tienen que ser aprobados por La Junta del Control de Rentas, pero deben ser calculados correctamente y no pueden ser compuestos ni prorrateados. El arrendador debe agregar las cantidades del porcentaje de lo acumulado todo junto y luego multiplicar el porcentaje de la cantidad que fue acumulada y que será impuesta sobre la base de renta vigente del inquilino.

Cuando han transcurrido más de 12 meses, pero menos de 24 meses desde que el último incremento fue impuesto, un nuevo incremento anual no se considera un incremento "acumulado", y el arrendador sólo tiene derecho al incremento anual vigente, cuando la fecha del nuevo incremento tome efecto. La fecha efectiva de este incremento, se convierte en la nueva fecha de aniversario del inquilino, esto quiere decir que el arrendador tendrá que esperar por lo menos 12 meses antes de poder hacer otro incremento de renta. Tales cambios en la fecha del aniversario del inquilino, podría resultar en la pérdida de poder imponer incrementos permitidos. Para evitar estos resultados, el arrendador debe hacer siempre los incrementos de renta en la fecha original del aniversario del inquilino.

Cualquier aviso de incremento de renta que incluye una cantidad de lo acumulado, debe explicar cuáles porciones del incremento están atribuidas a lo acumulado y las fechas bajo las cuales dicha acumulación está basada.

Para obtener más información sobre incrementos de renta acumulados, consulte la Hoja de Información 7. Puede obtener una lista completa de los incrementos de renta permitidos así como la Hoja de Información 7, en nuestra oficina. Estos documentos también están disponibles en el Centro de formularios en el sitio web de La Junta del Control de Rentas.

 

octubre 2018