Número de Tema 102: Depósitos de Seguridad – Información General

Los depósitos de seguridad están gobernados por la ley del estado, no por la Ordenanza del Control de Rentas. Bajo la sección 1950.5 del Código Civil de California, un arrendador generalmente, puede colectar hasta el equivalente de dos meses de depósitos de renta en apartamentos desamueblados y hasta tres meses en depósitos de renta por apartamentos amueblados. La ley del estado requiere que el arrendador reembolse los depósitos al inquilino dentro de 21 días después de haber desalojado la unidad.

Antes de que un inquilino ocupe la vivienda, el arrendador puede pedirle algún tipo de depósito. No importa cómo se le llame – depósito de llave, cuota por la limpieza, cuota por mudarse, o la renta del último mes – la ley trata este pago inicial como depósito de seguridad, sujeto a la Sección 1950.5 del Código Civil. No existe tal cosa como un depósito de seguridad que "no es reembolsable" – todo dinero pagado en adición al primer mes de renta, es reembolsable. No existe nada en la ley que específicamente permita al arrendador a que aumente la cantidad del depósito de seguridad después de algún tiempo, aunque algunos arrendadores creen que el depósito puede ser aumentado para que refleje dos meses de la cantidad de la renta vigente con un aviso apropiado. Ya que esto es un asunto de la ley del estado, la Junta del Control de Rentas no maneja tales disputas.

La ley del estado requiere que los arrendadores notifiquen a los inquilinos que ellos tienen derecho de hacer una inspección a la unidad dentro de las dos semanas antes que la desalojen, para determinar qué costos, si los hay, serán deducidos del depósito de seguridad. Si el inquilino no pide una inspección, no se requiere que una inspección sea hecha antes de desalojarla. Si el inquilino pide una inspección, pero si ambos participantes no pueden ponerse de acuerdo sobre la fecha y la hora para dicha inspección, entonces el arrendador debe notificar al inquilino por lo menos con 48 horas de aviso de la fecha y la hora para efectuar la inspección. Aún si el inquilino pide la inspección y ambos participantes quedan de acuerdo en la fecha y la hora de dicha inspección, el arrendador debe darle al inquilino un aviso de 48 horas citando la fecha y la hora de la inspección. Sin embargo, ambas personas pueden acordar por escrito, la dispensación del aviso de las 48 horas. Si el inquilino se opone, o retira su petición de inspección, la inspección no se efectuará y no es requerida hasta después que el inquilino haya desalojado la unidad.

Cuando se haga la inspección, el arrendador debe dejarle al inquilino una declaración con una lista especificando las reparaciones, o limpieza que pudiera resultar en deducciones del depósito de seguridad si es que no son corregidas para cuando se muden. Si el inquilino no está presente, la declaración debe dejarse dentro de la vivienda. La declaración también debe contener específicamente un lenguaje estatutario recordándole al inquilino/a de sus derechos y obligaciones relacionadas al depósito de seguridad. La ley también permite que el inquilino repare cualquier deficiencia identificada.

La ley del estado permite al arrendador que haga deducciones del depósito de seguridad por ciertas razones incluyendo: renta o facturas atrasadas; cargos “razonables” por limpieza de la unidad para ponerla a la altura del nivel de limpieza como cuando fue alquilada; falta de cumplimiento del inquilino para restaurar, reemplazar, o de regresar propiedad personal o accesorios; y/o daños causados por el inquilino o sus invitados que exceden el uso normal de habitar. Lo que constituye el uso normal de habitar, no está claramente definido y no le podemos ayudar a determinar eso. El arrendador pudiera ser sujeto a multas que podrían llegar a ser hasta el doble de la cantidad del depósito además de daños punitivos por tener mala fe en la retención del depósito de seguridad.

Si usted es un inquilino y cree que la cantidad del reembolso de su depósito no es correcta, usted tendrá que ir a la Corte de Reclamos Pequeños para poder tratar de recuperar la cantidad, o usar un servicio de mediación o arbitraje, o contactar al Fiscal del Distrito de la Unidad de Fraude al Consumidor y/o consultar con un abogado.

Si usted decide ir a la Corte de Reclamos Pequeños, recuerde que su reclamo no puede exceder $10,000 y que la ley de California prohíbe que un abogado represente a otra persona en una audiencia de la Corte de Reclamos Pequeños.

 

octubre 2018