Número de Tema 258: Problemas de Ruido

Se debe notificar a los arrendadores cuando existe un problema considerable de ruido para que el asunto pueda ser investigado. Si el arrendador no investiga el problema de ruido o no toma la acción apropiada, el inquilino puede presentar una Petición del Inquilino a la Junta del Control de Rentas para que le reduzca la renta basado en una reducción considerable de servicios de vivienda. Los siguientes son los factores relevantes que la Junta del Control de Rentas considerará para determinar si el arrendador respondió razonablemente a la queja del ruido: evidencia relacionada con el problema y su alcance, la respuesta del arrendador, y si lo hubiera, el efecto en el inquilino.

Sin embargo, muchas quejas sobre ruido caen dentro de la vida normal en apartamentos y no se justifica una reducción de renta. Además, el ruido de construcción normalmente no justifica una reducción de renta cuando el ruido es a causa de una obra de reparación y mantenimiento que el propietario realiza durante las horas normales de trabajo, y no interfiere considerablemente con el uso del lugar como residencia.

Los problemas con vecinos ruidosos pueden ser difíciles de resolver y la norma para lo que constituye ruido excesivo puede ser muy subjetiva. Por ejemplo, los niveles de volumen de los estéreos o televisores que están dentro de los límites legales de ruido pueden todavía parecer excesivos para algunas personas. Los servicios de resolución de disputas pueden a veces ser útiles para resolver tales problemas de ruido. La Junta del Control de Rentas tiene un programa de Resolución Alternativa de Disputas (Alternative Dispute Resolution o ADR) que puede ayudar a resolver tales problemas fuera del proceso de petición del inquilino.

Para más información sobre el programa de ADR o para obtener una copia del formulario de Petición del inquilino, puede visitar el Centro de Formularios  de nuestro sitio web. También puede obtener estos documentos en nuestra oficina.

 

septiembre 2019