Número de Tema 304: Cómo Asignar Los Costos de las Mejoras de Capital

Para poder traspasar los costos de mejoras de capital a los inquilinos, el arrendador deberá asignar el costo usando un método que tome en cuenta cuánto se benefició cada unidad por la mejora. Entre los métodos que podrían ser adecuados, dependiendo de las circunstancias, figura la asignación basada en la división en partes iguales entre todas las unidades o basada en la superficie de cada unidad. Se debe asignar una parte razonable del costo de mejoras de capital para las áreas comunes a las áreas exclusivamente ocupadas o controladas por el arrendador, tales como la oficina de administración.

Si una mejora no beneficia a todas las unidades, solo se puede traspasar los gastos de mejora de capital a aquellas unidades que se beneficiaron. Por ejemplo, el costo de un techo nuevo podría ser asignado a todas las unidades del edificio, pero el costo de alfombras nuevas en una unidad individual, se asignaría solamente a esa unidad. Los costos asignables a unidades en las que la renta no puede aumentarse (por restricciones de contrato, por ocupación del arrendador o por alguna otra razón) no pueden asignarse a las otras unidades.

A un inquilino nuevo no se le puede cobrar por mejoras de capital que fueron terminadas antes de que empezara el inquilinato ya que el arrendador tuvo la libertad de establecer una nueva renta a precios del mercado mientras la unidad estaba vacía. Además, los costos de mejoras de capital no pueden ser traspasados a las unidades que fueron primero alquiladas durante el período de construcción, o alquiladas dentro de los seis meses del inicio de la obra, a menos que se haya cambiado de dueño durante ese período y el cambio de dueño ocurrió después de que comenzó el inquilinato nuevo.

 

octubre 2019